¿Cómo funciona una llamada entre móviles?


Seguro que más de una vez te has preguntado cómo se lleva a cabo una llamada telefónica más allá de pulsar sobre el contacto de tu agenda y darle a la opción ‘llamar’. No es un proceso sencillo pero, en Cobertura+, vamos a tratar de resolver una de las curiosidades más cuestionadas.

Para empezar, imagínate que la zona en la que estás la enmarcásemos dentro de un rectángulo contigo en medio y dividiésemos el área en hexágonos, cada uno ligado al otro. ¿Lo visualizas? Cada una de esas formas hexagonales las llamamos célula y dentro de ellas hay una antena, llamada estación base, que recibe y transmite, continuamente, la señal procedente de tu terminal móvil. Normalmente, suelen estar en puntos altos para evitar cualquier interferencia posible.

Cuando enciendes tu móvil, la antena incorporada en el aparato busca, de manera automática, la estación base más cercana a él y esta le asigna una frecuencia que esté libre que será por donde se establecerá la llamada. La estación base, como es de esperar, le enviará la información al móvil receptor y a su vez a una central de conmutación que hará de intermediario para encontrar la estación base más cercana al móvil receptor. En caso de que no la halle, nos notificará que el terminal receptor está “apagado o fuera de cobertura”.

En caso de que realicemos una llamada moviéndonos, por ejemplo, durante un viaje, la antena del móvil, continuamente, estará buscando la estación base más cercana cambiándonos de célula en célula en un proceso denominado Handover que dura milisegundos.

Cabe destacar que cada célula tiene un número determinado de canales que dan servicio a cada zona de manera que varias personas puedan realizar llamadas al mismo tiempo pero tiene un límite de ahí que, en ocasiones, y, sobre todo, en grandes acontecimientos, la red se sature.

Recuerda que con la app gratuita de Cobertura+ puedes medir, minuto a minuto, la calidad de los servicios de voz e Internet móvil, averiguar cuánto tiempo pasas conectado a cada tipo de red (2G, 3G, 4G, cobertura limitada o sin cobertura) y detectar los posibles fallos. De esta manera, evitarás mantenerte a la espera para reclamar cualquier posible incidencia con su cobertura.